Así como a los 6 meses celebramos la aparición de los primeros dientes, a los 6 años será cuando el Ratoncito Pérez haga su primera aparición por casa. El proceso de caída suele seguir el mismo orden que su salida, es decir, los primeros dientes temporales que se caen son los incisivos inferiores, seguidos por los superiores.

Los niños pueden estar mudando los dientes hasta los 12 o 13 años, cada niño tiene un tiempo diferente, no debemos agobiarnos si no cumplen con las fechas exactas. Sin embargo, si empiezan a perder dientes temporales a los 4 años debemos visitar al dentista para asegurarnos que no se trata de ninguna enfermedad bucodental. De la misma manera que si a los 7 años sigue teniendo todos los dientes de leche también es recomendable visitar al dentista.

¿Qué hacemos cuando un diente temporal empieza a moverse? Podemos decirle al “peque” que puede moverlo despacito, poco a poco… Hay que vigilar que no se arranque el diente porque podría provocar una infección en su raíz. También recomendamos no dejar la pieza temporal medio suelta en la boca, cuando ya tenemos la definitiva abriéndose camino: debemos dejarle espacio para que salga sin empujar a los demás dientes.

Como siempre, y ante cualquier duda, aquí estamos para ayudarles y asesorarles!