Cada vez es más común que acudan pacientes a la clínica refiriendo dolor en la articulación temporomandibular (ATM) que puede irradiar a la cabeza o el cuello. La tolerancia al dolor está relacionada con factores culturales y experiencias personales, más que con claras diferencias sensitivas. Este tipo de dolor no es el resultado natural de un proceso de envejecimiento, por lo que es muy importante un diagnóstico preciso del mismo.

¿Qué es el dolor orofacial?

El dolor orofacial se puede considerar un síntoma de un gran número de trastornos y enfermedades relacionadas con la cara, la boca, la nariz, los oídos, los ojos, el cuello y/o la cabeza. El dolor orofacial puede ser de origen bucodental, temporo-mandibular, muscular o describirse como neuralgia craneal. Entre las causas más comunes podemos mencionar las siguientes:

  • Síndrome de boca ardiente
  • Trastornos en el músculo masticatorio
  • Trastornos de la articulación temporomandibular
  • Neuralgia
  • Migraña
  • Enfermedad periodontal
  • Xerostomía
  • Enfermedades sistémicas

¿Cómo tratamos el dolor orofacial?

En Clínica Dental Cándido tratamos el dolor orofacial partiendo de un buen diagnóstico para poder ofrecer el tratamiento que mejor le convenga al paciente. Si acude a la consulta con un dolor orofacial localizado lo primero que hacemos es un estudio exhaustivo del dolor: cuándo observó el dolor por primera vez, la forma en que se desarrollan los síntomas, la frecuencia e intensidad del dolor…

Una vez identificado el tipo de dolor orofacial pasamos a tratar el problema. El tratamiento puede ser de una sola terapia o una combinación de varias…

  • Infiltraciones de PRP (plasma rico en plaquetas) en la articulación temporomandibular
  • Rehabilitación de la musculatura que rodea la articulación con fisioterapia
  • Férula de céntrica mandibular, férula de Michigan (de descarga) o férula de reposicionamiento
  • Terapia farmacológica