Las enfermedades cardiovasculares y la Enfermedad Periodontal se caracterizan porque dan pocas “señales de aviso”. Se ha demostrado que gran parte de la población desconoce que las está padeciendo.

La principal relación entre ellas es que las bacterias que provocan la Enfermedad Periodontal viajan por el torrente sanguíneo depositándose en las paredes de los vasos sanguíneos y del corazón, pudiendo provocar infecciones como la Endocarditis Bacteriana o incluso infartos por desprendimiento de las placas de ateroma.

De ahí la importancia de controlar la salud bucodental en pacientes con afecciones del corazón.